Cómo ser tu propio jefe sin caer en estafas ni sistemas piramidales

Hoy en día está muy de moda el “ser tu propio jefe”. Esta tendencia que data ya desde hace unas décadas de la mano de la globalización y de empresas multinivel transnacionales, se impone fuerte en esta nueva década de los 2020.

Es que, con la crisis mundial provocada por la pandemia del coronavirus, muchas personas se han quedado sin trabajo y han tenido que rebuscárselas desde casa para emprender y ganar dinero.

Muchos me escriben por mi blog, en emprendolibre.com y me cuentan de sus proyectos y de cómo crecer y mejorar. Eso me pone muy contenta, que cada vez haya más personas conscientes buscando una mejor calidad de vida desde sus talentos y su creatividad.

La buena noticia es que se puede ser tu propio jefe, pero la mala es que eso implica no trabajar ni vender nada para otro, para alguien más.

Ser tu propio jefe – o más bien tu propio líder como me gusta llamarlo – implica un camino de descubrimiento y de auto conocimiento. Saber quién eres, cuales son tus fortalezas, tus debilidades, cuáles son tus talentos, tus aptitudes e intereses, pero sobre todas las cosas, cuál es tu pasión.

Te voy a contar el secreto, cuál es la estrategia ganadora de tu vida: dedícate a tu pasión y haz lo que se te dé la gana.

Si emprendes algo por el dinero, solo porque un producto o servicio ofrece un buen sistema de incentivos monetarios, a la larga no es sustentable ese camino para ti.

Para emprender y ser libre debes conocerte primero para poder emprender. Esto implica pasar días y largas jornadas tomando algo calentito, reflexionando, pensando, escribiendo, buscando información y oportunidades en el mercado.

Qué necesito para emprender desde casa

Emprender desde casa o ser tu propio jefe también involucra una serie de valores y actitudes muy fuertes, necesitas forjar tu carácter, tu determinación, tu compromiso con tu proyecto.

Si eres de esos que siempre empiezan algo, pero que lo dejan por la mitad y casi nunca terminan nada, tienes que solucionar esto primero antes de lanzarte a un nuevo proyecto, porque la verdad es que vas a fracasar. Necesitas primero comprometerte contigo mismo, asumir tus propios desafíos y fortalecer tu fuerza de voluntad.

Voluntad para cambiar las cosas, para transformar tu vida y cambiar el curso de tu historia personal y financiera. Hay muchos recursos gratuitos para mejorar tu estado de ánimo y calidad de vida en este sitio emprendolibre.com.

Cómo distinguir una estafa

Por eso, vamos a aprender cómo distinguir una estafa por Internet de lo que es una oportunidad de negocios.

En primer lugar, las estafas se reconocen porque te piden un monto de inversión inicial y te aseguran un retorno muy elevado, incluso hasta demasiado bueno para ser real. Como dice el dicho popular: “cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía”.

En este punto hay que diferenciar lo que es una inversión financiera en un banco, bróker o entidad financiera regulada y que brinda un portfolio de activos donde invertir, de lo que es una empresa, grupo o persona de dudosa reputación que ofrece un sistema de ingresos pasivos milagroso.

Tengamos muy presente que hoy más que nunca están aflorando estafas de todo tipo por Internet ya que la mayoría de la población mundial está en casa rebuscándosela, entonces surgen los vivos.

Cómo reconocer una estafa piramidal

Segundo, las estafas se reconocen porque te piden que ingreses tu dinero, pero te ponen trabas, plazos y restricciones para sacarlo: o te dicen que debes integrar más gente al negocio para ganar dinero, o te dicen que el rendimiento lo verás en 1000 días (más de 3 años).

Como ya vimos en la primera temporada, episodio 5, 8 y 9 (puedes volver a escucharlo si necesitas refrescar los conceptos), cualquier inversión implica una relación entre retorno y riesgo: cuánto mayor riesgo, mayor es el retorno o beneficio esperado, pero el problema está en que muchas estafas se disfrazan de inversiones y no lo son.

Una inversión te aclara el horizonte, que es el plazo para ver el retorno o para generarlo.

El plazo puede ser corto (si hablamos de meses), mediano (más de 6 meses) o largo plazo (más de 2 años). Sin embargo, más allá del plazo sugerido de inversión, los fondos se pueden disponer si uno necesita el dinero a cambio de los intereses que se dejan de ganar (eso se llama costo de oportunidad).

Por ejemplo, si yo invierto dinero en un bono, un acción o un fondo de inversión, siempre puedo rescatarlo cuando desee o necesite, lo que no se garantiza es el retorno o beneficio esperado, porque eso varía en función del monto de la inversión, del tiempo y de los riesgos asociados al activo financiero.

Qué es el FOMO y cómo lo usan los estafadores

En cambio, en una estafa ya te ofrecen un porcentaje de rendimiento muy tentador como para decir que no, actúan por FOMO (que es el miedo de quedarse afuera de una oportunidad) y se apalancan en la presión y psicología de grupos.

Si quieres aprender más sobre qué es el FOMO y cómo evitar caer en la trampa, te invito a esta nota que es muy interesante sobre el tema:

Qué pasa con las empresas multinivel

Veamos ahora el tercer punto más importante para evitar caer en estafas: si quieres ser tu propio jefe, manejar tu agenda, horarios, tu vida entera, no debes depender de nadie. Eso implica no depender de ninguna empresa multinivel que te marque el objetivo de ventas y te presione por alcanzar metas cada vez más ambiciosas para poder cobrar un dinero decente.

Si tienes que explotar toda tu red de contactos, tienes que volver loco a todos tus amigos con un discurso que te bajan, tienes que estar siempre motivado para vender y cumplir los sueños de otros, lamento informarte que no eres tu propio jefe y que no estás emprendiendo nada: simplemente estás siendo explotado por empresas multinivel.

Sabrina

Todos conocemos las empresas multinivel – ojo que no digo que esté mal, solo que no comparto sus formas ni métodos engañosos para lograr la libertad financiera-. No conozco a nadie que se haya hecho rico vendiendo para una empresa multinivel, ni mucho menos alguien que haya logrado dejar de trabajar y hacer lo que quiera por eso.

Cómo emprendo libre

Para lograr la independencia financiera, como vimos en los primeros episodios de la primera temporada de este podcast, es necesario ahorrar e invertir, hacer que el dinero trabaje para ti y generar diversas fuentes de ingresos pasivos donde uno mismo sea el que controle el dinero desde su origen. No hay otro secreto.

Para terminar, te cuento que puedes ser libre y vivir de la forma que quieras si lograr monetizar tu conocimiento y tu creatividad. En la primera temporada del podcast «Llegando a los 30» en Spotify vimos cómo la creatividad es la fuente de trabajo del futuro, como se puede hacer para vivir de tu arte y de tu invención.

En mi caso logré la independencia financiera ahorrando mucho, diversificando las inversiones y, sobre todo, monetizando mi conocimiento mediante cursos virtuales, clases, asesorías y creación de contenido para diversas plataformas web y aplicaciones.

Conozco de cerca las empresas multinivel porque he asistido a muchas charlas de inducción donde te quieren atrapar, pero nunca me convencieron: siempre les rebatía y veía las falencias de un sistema que está pensado para que gane el dueño de la empresa y sus accionistas, que son quienes están en la cúspide de la pirámide.

Así que te aliento a seguir tu propio camino, que es el único verdadero, el que te lleva a liberarte y realizarte en esta sociedad, pero siguiendo tu propio ritmo y estilo de vida, desarrollando tus talentos y entregando lo mejor que tienes.

Sigue aprendiendo y leyendo estas notas para ti:

Sabrina

Licenciada en Administración de la Universidad de Buenos Aires. Me encanta escribir desde muy chica. Emprendedora de toda la vida, hace 5 años que me dedico especialmente al mundo digital. Me apasiona poder ayudar a otros emprendedores para que vivan de lo que les gusta hacer y motivar a quienes no son felices en su trabajo. Mi mensaje es claro y fuerte: ¡Se puede vivir mejor trabajando de lo que te gusta e interesa! Avancemos juntos en esta aventura de emprender.

Volver arriba