La guía definitiva CBDC: qué es y cómo funcionan las monedas digitales de los bancos centrales

En emprendolibre.com te informamos TODO sobre las CDBC o Monedas digitales de banco central, que es un tipo de dinero fiduciario (emitido por los estados) en formato digital y que busca capitalizar el poder de los bancos y gobiernos para captar mercado en el mundo de las criptomonedas.

Recordemos que Bitcoin busca desplazar por completo al dinero fiat, que es el dinero institucional emitido por los bancos centrales y que no vale nada más que lo que el estado diga.

Hoy en día, el FMI y los bancos centrales son conscientes de lo deficiente que es su dinero y de que la gente ya se cansó y busca alternativas para conservar su poder adquisitivo y para generar riqueza. Por lo tanto, los bancos centrales quieren seguir manteniendo el poder sobre el dinero.

Las CBDC (Central Bank Digital Currency o Monedas Digitales de Banco Central) nacen en respuesta de los bancos centrales a la amenaza que representa el dinero descentralizado y las criptomonedas como bitcoin.

Monedas digitales emitidas por bancos centrales

Las CBDC buscan darle un nuevo rostro al dinero fiduciario, pero sin dejar de ser un mecanismo de control en manos de unos pocos. Estamos hablando de una forma de dinero fiduciario producido por los gobiernos a través de sus bancos centrales.

Por lo tanto, lo más importante es entender que las CBDCs no son criptomonedas, no son Bitcoin.

A través de CBDC los gobiernos buscan ofrecer dinero virtual, pero con la diferencia de que las CBDC estarán respaldadas por decretos gubernamentales, que se supone que garantizan el patrimonio de los usuarios que participen en este nuevo ecosistema de la economía digital – aunque en la práctica sabemos que eso no sucede-.

Tal como dijo el Banco de Inglaterra: “el CBDC es dinero electrónico emitido por algún banco central. Bajo estas condiciones, este dinero puede ser declarado a nivel de gobierno, como dinero de curso legal. Esto hace la gran diferencia con las criptomonedas bitcoin y otras, porque recordemos que en muchos países estas criptomonedas no son monedas de curso legal.”

Cómo funcionan las CBDC

La idea de las CBDC es que cualquier ciudadano pueda poseer directamente una cuenta corriente en el banco central (tal como hoy la poseen los bancos privados y los gobiernos), o que pueda mantenerla indirectamente a través de una entidad financiera privada (gracias a un nuevo pasivo bancario que estuviera 100% respaldado por los pasivos del banco central) o que exista aluna fórmula mixta entre ambos formatos.

Cuándo surgen las CBDC

La primera mención de una CBDC la realizó James Tobin, en su paper “Financial innovation and deregulation in perspective” en 1985. Fue recién con el nacimiento de bitcoin en 2009, que propuso la ecnología blockchain, que las CBDC pueden ver la luz.

Para qué sirven las CBDC

Si bien los objetivos de las CBDCs pueden variar de los antes descritos dependiendo de los intereses del estado y el banco central que los emite, en líneas generales las CBDC buscan:

  • Mejorar el funcionamiento de los sistemas de pago al por mayor
  • Sustituir el efectivo por una alternativa más eficiente.
  • Hacer frente al crecimiento sostenido de las criptomonedas
  • Reducir los costos de intermediación en el sistema de pagos y transferencias

Características de las CBDC

En teoría y analizando las características de las CBDC que pretenden impulsar diversas potencias, las CBDC son:

  1. Intercambiables entre pares de monedas.
  2. Universal
  3. Su tenencia no devenga intereses (no te permite hacer staking para ganar intereses como sucede con algunas criptomonedas).
  4. No es de libre acceso, los bancos deciden a quien se les da acceso y a quien no.
  5. Pueden ser anónimas (como el efectivo) o identificadas (como las cuentas corrientes). Las primeras responden a la idea de las CBDC basadas en tokens, y la segunda a las CBDC basadas en cuentas.

¿Cuál es el objetivo de las CBDC?

Si el objetivo es reemplazar el efectivo por un medio de pago más eficiente, se deberá establecer una CBDC que sea universal, anónima y no devengue intereses: universal como el efectivo, que puede ser utilizado por cualquier persona que lo posea; anónima porque es una característica esencial del efectivo y que no devengue intereses para emular el efectivo.

¿Por qué quieren las autoridades sustituir el efectivo por moneda digital?

Entre otros motivos, la logística del efectivo es cara (emitir, distribuir y retirar efectivo requiere una infraestructura costosa), se deteriora con el tiempo, es sucio y transmite enfermedades, y genera delitos (robos) y falsificaciones. Una variante digital sería más eficiente, más limpia y más segura.

Si las autoridades desean mejorar los instrumentos de la política monetaria, en particular en la zona del límite inferior cero (zero lower bound), deberían implantar una CBDC que sea universal, anónima y generadora de rendimiento. Debe ser universal porque se pretende que llegue al público (y, en última instancia, sustituir los billetes en poder de la población); generadora de rendimiento porque se quiere aprovechar la oportunidad que ofrece el dinero digital de aplicar tipos de interés, ya sean positivos o negativos; y anónima también por similitud con el efectivo.

Desventajas de las CBDC para el usuario

Se pierde la privacidad porque cada moneda puede ser rastreada desde su origen a su destino en toda su historia. Las CBDC también son una perfecta máquina de espionaje financiero, en especial para países que odian la evasión de impuestos.

Las criptomonedas ofrecen una oportunidad para reducir de manera drástica los costes, lo que puede traducirse en transacciones más rápidas y menos costosas como, por ejemplo, en el caso de las remesas. Sin embargo, no queda claro si las CBDC pueden competir con las criptomonedas en este ámbito. En mi humilde opinión, no creo que las CBDC sean la mejor opción para envío de remesas.

El principal inconveniente de las CBDC es el tema del anonimato. Una cosa es emitir billetes que, por su propia naturaleza, son anónimos, y otra muy diferente es que los bancos centrales emitan un medio de pago digital que deliberadamente sea anónimo y que, por lo tanto, sea un canal de pagos ilegales y de actividades delictivas.

Es muy difícil que los propios bancos centrales, que exigen a los bancos comerciales que implementen mecanismos costosos para evitar el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo (normativa AML/CFT), emitan al mismo tiempo los medios para llevar a cabo tales actividades. Se podría argumentar que este es ya el caso del efectivo.

Dinero fiat y CBDC

Las monedas fiat dependen de la confianza en los bancos centrales. Desde el colapso del patrón oro en la década de 1930 y el cambio a los tipos flotantes en la década de 1970, la moneda emitida por los bancos centrales carece de anclaje externo.

En la mayoría de los países se han establecido bancos centrales independientes encargados de la estabilidad de los precios con el fin de garantizar que la emisión de dinero no se beneficie de la falta de anclaje para inflacionar la economía en función de la conveniencia del gobierno o del ciclo electoral.

CBDC China

China ha acelerado sus investigaciones y pruebas acerca de CBDC para digitalizar su moneda, denominada el yuan digital de China o (DCEP), a la mayor brevedad posible. A juzgar por el número de empresas chinas que se están sumando a este proyecto y por el número de ciudades en las que se realizan las pruebas, hace pensar a la comunidad mundial, que el lanzamiento del DCEP está más próximo de lo que pensamos.

Yuan digital

China ya está probando su yuan digital. El programa de pago electrónico en moneda digital que está implementando China incluye dos capas, una para los bancos centrales y otra para los bancos comerciales. Si bien los bancos comerciales pueden usar la tecnología Blockchain para liquidar algunas transacciones, la capa del banco central definitivamente estará centralizada.

Por lo tanto, las CBDC se tratan de mayor control, control sobre la riqueza, sobre los ciudadanos privados y, por supuesto, sobre los datos.

Diferencias entre bitcoin y CBDC

Bitcoin es un activo monetario real, digital, de emisión descentralizada y de transferencia descentralizada. El activo monetario más cercano a bitcoin es el oro, no la CBDC.

El principal dilema para los bancos centrales reside en el anonimato: emitir tokens (como las criptomonedas actuales) o CBDC basadas en cuentas. Para la mayoría de los bancos centrales es inaceptable emitir un instrumento opaco que pueda utilizarse para operaciones relacionadas con la delincuencia. Por lo tanto, la única opción son las CBDC basadas en cuentas, lo que implica una transformación radical de la intermediación financiera, que conlleva graves riesgos.

Por otro lado, bitcoin es descentralizado, abierto, transparente, privado y seguro. Puedes aprender más sobre bitcoin en esta nota:

CBDC Crypto

¿Qué tiene que ver todo esto con las criptomonedas?

En un mundo de dinero fiat emitido descontrolada y discrecionalmente por los estados, el atractivo de las criptomonedas reside en parte en su desvinculación de las decisiones de las autoridades de turno. Cripto como bitcoin es la mejor forma que tenemos los ciudadanos para resguardar nuestro patrimonio y para generar riqueza.

Por su diseño escaso, bitcoin es costoso de producir y tiene similitudes con el oro, que lo hacen el oro digital.

Conclusión

En conclusión, las CBDC no descentralizarán la riqueza. No descentralizarán el poder, la propiedad o el control de los fondos. No le darán a las personas la capacidad de supervisar, ni tener soberanía sobre el valor de sus billeteras.

Los bancos centrales no quieren que uses Bitcoin, Ether (ETH) o cualquier otra criptomoneda descentralizada, así que la gran revolución pacífica y dentro del capitalismo es que compres cripto descentralizadas y las uses.

Sabrina

Licenciada en Administración de la Universidad de Buenos Aires. Me encanta escribir desde muy chica. Emprendedora de toda la vida, hace 5 años que me dedico especialmente al mundo digital. Me apasiona poder ayudar a otros emprendedores para que vivan de lo que les gusta hacer y motivar a quienes no son felices en su trabajo. Mi mensaje es claro y fuerte: ¡Se puede vivir mejor trabajando de lo que te gusta e interesa! Avancemos juntos en esta aventura de emprender.

Volver arriba